CENTRO SANITARIO Nº 5144

UNIDAD U.900.P - PSICOLOGÍA

 

   Tfnos:       928 05 85 39

whatsapp

            615 50 41 28

     

instituto@psicologiaemocional.com

              Geolocalización

 

 

 

logo skype logo facebook logo twitter 2 Logo LinkedIn descarga 2instagram_PNG9.png

El secreto de la felicidad es mirarse a uno mismo sin miedo

  • Slider5
  • Slider psicoterapias
  • Psicotraining
  • Slider PEP
  • Cursos online 2016


Fotolia 13877002 XS Siete frases que es preferible evitar

 

La comunicación es una de las mejores herramientas para la resolución  de conflictos, pero también puede ser la causa o aumentar esos conflictos.  A continuación exponemos algunas frases comunes que deberíamos evitar y proponemos otras que pueden ayduar a una comunicación más saludable.

 

-   “De todos modos, no lo entenderías”Mejor decir: “Deja que me intente explicar…

“¿Y qué quieres que haga yo?” . Mejor decir: “Lo siento, no sé qué hacer ahora mismo, pero me gustaría poder ayudarte.”

-  “
¡Cálmese!”  o  ¡Estás nervioso!. Mejor decir en voz baja: “Hablemos, seguro que hay una solución.”

-
“¿Cuál es tu problema?”. Mejor decir “¿En qué puedo ayudarte?”

- “Tú nunca…” / “Tú siempre”.  Esta frase generalizadora genera muchos conflictos. Mejor decir  “En este momento, tú…

“Es por tu propio bien”. Mejor decir “Si hacemos las cosas de esta manera, será mejor porque…”

-  “¡Se razonable, por favor!”. Todos creemos ser razonables, mejor decir: “A ver si he entendido bien” y repetir a la persona sus propias palabras para que reflexione.


                                 La educación necesita emociones

“Educar no consiste en llenar un vaso vacío, sino en encender un fuego latente”
Lao Tsé

En nuestras escuelas enseñamos a leer, a escribir, números, datos y fechas,…pero…¿preparamos a los niños y niñas para este nuevo mundo que les ha tocado vivir?.

 Nos hicieron creer que si estudiábamos después tendríamos trabajo fijo, pero la realidad ha cambiado. En un mundo de constantes cambios, la tendencia es a estudiar y reinventar nuestra profesión varias veces a lo largo de nuestra vida. Para eso las nuevas generaciones van a necesitar no solo conocimientos, sino múltiples habilidades personales,  creatividad, iniciativa, inteligencia emocional,…

Enseñar “pensamientos y conocimientos empaquetados” como realidades absolutos va limitar su capacidad de pensamiento, de generar preguntas, de producir respuestas,…y  puede convertirse en un inconveniente para adaptarse a su mundo.

La educación necesita personalizarse,  encontrar en cada persona sus cualidades, lo que le gusta, para que pueda desarrollarse efectiva y afectivamente. Necesitamos fomentar la educación emocional, potenciar el autoconocimiento, la autoestima, la creatividad, la iniciativa, la responsabilidad, el autocuidado, el afecto,..

Todo un reto para el que tenemos la responsabilidad de prepararnos.

imagen CREA    Cómo actuar ante las rabietas

Los niños y niñas pasan por diferentes etapas en las que se van descubriendo a si mismos y al mundo. Entre los 2 y los 4 años de edad, acaban de descubrir su autonomía,  y su una de sus metas es aprender hasta dónde pueden llegar haciendo las cosas a su modo y poner a prueba el mundo y a los adultos. A ellos les toca retarnos, expresar sus frustraciones,  y a los padres y madres comprender sus emociones, guiarles en sus descubrimientos  y apoyarles. Ante las rabietas intentar:

  • Mantener la calma o al menos aparentarla. Saber que solo están poniendo pruebas porque les corresponde en esta etapa, nos ayudará a verlo con más distancia emocional y saber guiarles.
  • No prestar atención a la rabieta, pero sí al niño/a. Seguimos con lo estamos haciendo aparentando que no nos damos cuenta de la rabieta.  
  • No ceder a sus peticiones cuando está alterado, si no aprenderá a controlar el mundo mediante rabietas.
  • Aislarlo del público todo lo que podamos. Sin público no hay espectáculo. 
  • Proponer conductas positivas que sean incompatibles con la rabieta Por ejemplo, ayudar en algo o elegir cuento.
  • Cuidado con los que dices antes y después de la rabieta.  No anticipar lo que va a ocurrir (ej. no me hagas lo de ayer), ni hables de la rabieta una vez terminada. 
  • No vivir con miedo a las rabietas, ni  adaptar lo que hacemos para que no llore. Si quiere llorar, que llore. Es su emoción y necesita expresarla, pero sin conseguir lo que busca.
  • Comprender lo que siente, transmitirle amor y una visión postiva de si mismo.  

 

 

CENTRO SANITARIO Nº 5144

UNIDAD U.900.P - PSICOLOGÍA

 

   Tfnos:       928 05 85 39

whatsapp

            615 50 41 28

     

instituto@psicologiaemocional.com

              Geolocalización

 

 

 

logo skype logo facebook logo twitter 2 Logo LinkedIn descarga 2instagram_PNG9.png